miércoles, 17 de agosto de 2016

7º Dia en Rumania, Castillo de Peles (Sinaia)

Perdonar por dejar colgadas las entradas de mi increíble viaje a Rumanía tanto meses, pero he ido haciendo otras cosas de por medio y esta la tenía pendiente.

El séptimo día decidimos ir a Sinaia, un majestuoso lugar rodeado de las montañas mas increíbles que he visto hasta ahora.

Mi hermana, y mis sobrinos y por supuesto yo, decidimos ir en tren, ya que estaba a unos cuantos km de distancia, y todos no cabíamos en el coche. 

No pude resistirme mientras esperabamos a que arrancase el tren, a hacer fotos a los trabajadores de la red ferroviaria, que iban de un lado a otro entre las vias con total confianza.

Mientras nos acercabamos a nuestro destino, no podia dejar de admirar las increibles vistas de aquellas impresionantes montañas que aún guardaban buenas capas de nieve en sus cumbres.

El día nos acompañaba un montón, haciendo bastante calor.

Gracias al increible zoom de mi cámara, pude hacer esta foto a una enorme cruz que coronaba el pico mas alto de las cumbres.

Cogimos un taxi desde la estación que nos llevo al sitio donde esta el Castillo de Peles, una ciudadela impresionante rodea al castillo.
Aquí había un señor que vendía unos boomerang muy curiosos, hechos con palos super finos y que no pesaban apenas nada, los niños se lo pasaron en grande con ellos.
Las casas con una rica ornamentación, me atraían mucho por su  arquitectura tan elaborada.
Con el cielo tan azul, aquellos bosques y esas arquitecturas yo estaba alucinando.
Sin despreciar claro está, lo que más me gusta, la naturaleza, unos arboles enormes crecían por doquier, con unos jardines impresionantes y enormes.
Una exuberancia que a pesar de estar sin hojas, ya eran preciosos.
La inmensidad del bosque, escondía animales salvajes, aves de todos los colores, setas, flores alpinas...
Y de repente entre aquellos enormes arboles, asomaba una de las torres del castillo de Peles.
No, no es una persona escondida, es el propio tronco que se ha fusionado entre sí.
Esta inmensa conífera no cabía en el objetivo de mi cámara, aunque aquí no se nota el grosor de su tronco, os aseguro que era enorme.

y Woala!!! el impresionante castillo de Peles, no tenia palabras para describir este bello lugar que se alzaba ante mi.
Fotos, fotos y mas fotos, porque su hermosura tenia que retratarla para la eternidad.
Todo limpio, todo correcto, todo a la perfección, digno de la alta realeza de aquel lugar.
Lastima que no pague para hacer fotos en el interior, porque entonces me hubiera quedado sin espacio en la tarjeta de memoria.

Detalles sumamente equilibrados, halla donde miraba.
Forja, madera, piedra, todo unido en un solo conjunto.
Fijaros que barroquismo tan extremo en este farol de forja que era sumamente grande.
Una de las múltiples puerta de acceso, que en este caso estaba cerrada y que no le faltaba ningún detalle.
Con mezcla de varios estilos arquitectónicos, pero con una armonía perfecta.
Baje un poco hacia las entradas de los jardines, que me quedé sin verlos porque entrabamos ya en el interior.
A los lados de una enorme escalera, dos leones en piedra.
Y una hermosa fuente ( aunque sin agua) en el centro de la escalera.
El patio interior del castillo, con unas impresionantes pinturas en sus paredes.
Un poco mas de detalles de estos murales
Queria haber hecho mas fotografias a todos los detalles, pero lo dicho anteriormente, me hubiera quedado sin espacio.
Los ciervos presentes en todas partes
Tras haber visitado el castillo por dentro, que nos tuvimos que poner bolsas a modo de patucos en las zapatillas, para no ensuciar las alfombras del interior, nos quedamos impresionados al entrar.
Esta foto es otra enorme casa que está justo al lado del castillo.
Si teneis un poco de imaginacion, fijaros bien.
No os recuerda a la cara de un pato?

La casa entera, para poder verla teníamos que pagar también, así que decidimos que no, ya que era tarde y era hora de comer.

Una pequeña araña andaba por el suelo cuando estaba haciendo las fotos a la casa anterior, así que como fauna local, me lleve su recuerdo.

Una ultima fotografia de este impresionante lugar.
Mientras tomaba unas cervezas, yo me dediqué a hacer fotos a la flora y detalles de aquel lugar.
La plaza donde nos dejó el taxista
Aqui bajaba un enorme rio, el agua recorre todas las partes de la ciudadela.
Cruzamos el arco para ir a un pequeño bar a sentarnos.

Esta oruga se enrosco al ver tanta gente llegar, la aparte para que no la pisaran.
El azafrán silvestre crecía por doquier
El suelo estaba completamente recubierto de un violeta palido hermoso.
El castillo rodeado de una exuberante maleza

La torre principal de nuevo con aquellas coniferas tan altas
Los liquenes crecian muy agusto, enorme en algunos caso, este lo recogí porque estaba en el suelo semi seco.

Un ave que correteaba entre las mesas en busca de migas de pan y comida.
En un rincon humedo crecian estas plantas de aspecto carnosas.
Con un poco mas de detalle

Musgo, liquen? no estoy muy segura de que podría ser esta clase de planta.

El tipico musgo creciendo en las paredes humedas de piedra que rodean el recinto
Una vista mas abierta de los jardines
Mas flores alpinas
Los avellanos abundan mucho por esta zona
No podía dar crédito a la variedad de flores que me iba encontrando por el camino.
La flor con mas detalle, un amarillo palido tan sencillo y a la vez tan hermoso.
Y detalle también de esta flor de tono azulado violaceo.
Todas pequeñas, pero hermosas
Luz y sombra en una sola foto
El ave no dejaba de ir, de un lado a otro
Me acerque a una zona que no la habia visto, la madera en bruto era impresionante, totalmente tallada en su totalidad.
El río que anteriormente había visto, desembocaba en una cascada y descendía ladera abajo.
Que de curiosidades naturales, guardará ese bosque tan denso?
Setas creciendo en un tocon de tronco, una de ellas me la llevé.
Precisamente esta jeje
El agua salia a borbotones a través de esta inmensa pared de color negro y verde.
Ya era hora de bajar a comer al restaurante, asi que aproveche para hacer panorámicas al Castillo.

Y como no, a las enormes seta de madera que crecen en las coníferas, fijaros en el pequeño agujero de abajo, un nido de pájaro carpintero.
Madre mia yo me volvía loca con las setas.

No me digais que la vista no es única.
Desde luego, que este sitio me encandiló bastante.
Ciertamente que aconsejo visitar Rumania en todo su esplendor.

Mientras bajábamos por una larga carretera fui haciendo fotos a las flores que vi anteriormente y no me había dado tiempo a fotografiar, como este especie de Jopo carnoso que crecía en abundancia.
Que diversidad en serio, mi imaginación en ese punto se desbordaba.
Que insignificante me veía al lado de estos majestuosos arboles.
Un viejo arbol se erguia entre los "nuevos" brotes
Y si nos aparece un oso? no... son solo ruidos de los pájaros hurgando entre la hojarasca.

Detalle del jopo, que complejidad.

Esta es otra variedad, super suave y blandita
Y por ultimo tras haber comido, una bandeja de carne de no se cuantos kilos, decidimos bajar en teleférico, pero solo subía hacia la montaña, asi que nuestro gozo en un pozo, y cuando decidimos bajar rápidamente para llamar al taxi, porque íbamos con la hora pegada para no perder el tren, este montículo de nieve, nos atrajo en su forma, es una foca en el hielo, la veis?

Bueno espero que os haya gustado esta entrada tan extensa, para mi, fue una experiencia increíble.

Hasta la proxima :D