martes, 28 de septiembre de 2010

¿Quien dice, que no existen las hadas?


Despues de mi exilio de una semana hacias tierras francesas, tierras maternas, ha visitar a mi abuela, he vuelto llena de energia, y con muchas ganas de comerme el mundo, porque ultimamente mi vida no ha hecho nada mas que dar altibajos, mas bajos que nunca, y una no tiene ganas de entrar de nuevo en el circulo vicioso de la depresión.

Asi que mirad lo que encontre paseando por el campo con mis amigos, un duende de madera bailando entre la vegetacion seca. Mas adelante os dejare un video y algunas fotitos de Francia.

Saludines

2 comentarios:

Ana dijo...

Para renovar fuerzas nada mejor que irse unos días de viaje a algun lugar.
Besos!

La Creadora dijo...

Si suele sentir bien, aunque la rutina vuelva muy fuerte jejeje

Larvas de escarabajo cetonia