lunes, 9 de marzo de 2015

Una tarde maravillosa

No hace falta irse muy lejos para disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Después de una sesión de fotografías a mi sobrina, nos sorprendió una puesta de sol preciosa, eso hay que aprovecharlo, puesto que el contraluz dorado del atardecer tiene tonos delicados.

Tras ese humo se esconden unos hermosos caballos que trotaban alegremente, 
 Bajo la luz del atardecer, como bien he mencionado antes, los almendros que están en su plena floración, estaban hermosos.
 Y como estábamos en la antigua estación del tren, allí crecen algunas plantas, como este escobillon, que con su rojo intenso me deleitaba mientras le cogía el angulo perfecto.
 Al igual que esta, que con su rosa fucsia, apelaba a echarle unas cuantas fotos también,
Ahora me fijo mucho en el cambio de color de las hojas, y como me gustan ponerlas a contraluz para ver todo su tono rojizo.
 Al ir subiendo en una pared rocosa de una casa, crecian estos diminutos Sedum.
 Y sin olvidar los famosos musgos.
 A medida que el sol iba bajando, pintaba en el cielo junto a estelas de avión una verdadera obra de arte.

 Cada vez mas rojo y amarillo, colores que solo los superan la misma madre naturaleza.

 Y además si lo mezclamos con contraluces tan simples como unas palmeras, el resultado es óptimo.

 Y así nos despedía un día mas el cielo ardiente.
Una gozada. :D


No hay comentarios:

Larvas de escarabajo cetonia