sábado, 25 de abril de 2015

Viaje a Alemania: Parque-zoo de Düsseldorf, 2ª Parte

Aquí vengo con al segunda parte del reportaje, en esta ocasión me centro más en la cantidad de aves, que había en el parque. Mientras daba la vuelta al lago, las aves se reunían por doquier, tranquilas, durmiendo, cuidando a sus pollos o simplemente comiendo la hierba a modo de corta césped. 

Hay una parte del lago, donde se concentran la mayor parte de las aves, y es donde más da el sol. Mi sorpresa vino cuando vi, un montón de pollitos y los padres eran este tipo de ave. 
 Como podéis observar, ánsares y patos se juntan sin ningún problema.

 La de arriba era la madre, supongo yo, y aquí tenéis a los pollitos, eran muy bonitos, iban de un lado a otro comiendo hierba.

 Como os he dicho en el reportaje anterior, están muy acostumbrados al paso de los humanos, así que duermen tranquilos, eso si, cuando me vieron acercarme a sus pollos para echarles fotos, rápidamente se levantaron sin quitarme un ojo de encima.
Este vino a saludarme, sería como que vio con la bolsa de la cámara, se pensaría que le iba a dar comida o algo. 

 Mas polluelos, había unos 4 o 5.
 Aquí con su madre vigilandolos, que monos jeje
 Este me hizo gracia, además de ser un ave grande, me recordó a un abuelo arrugado, eso si ni se inmuto de mi presencia.


 Los patos no podía quitarles el ojo de encima, ya que su extravagante colorido, era captado por mi cámara cada dos por tres.
Este era como el anterior, o al menos parecido, supongo que era la hembra, escondida tras un pino. ¿que te creías que el ojo de Fanny no te iba a ver? 
 Y este si que me quede impresionada al ver las patas que tenia, y si no ampliad la imagen y veréis porque lo digo.

 Al otro lado del lago, me encontré con los cisnes, por fin!!, es que me encantan. Además de su gran porte, son elegantes y misteriosos, Cuando me vieron llegar los dos alzaron el cuello.

 Al ver que no les hacia nada, se volvieron a dormir, tan tranquilos, con la cabeza escondida entre su bello plumaje blanco.

 Mientras estaba embelesada viendo a los cisnes, escuche un roer entre las plantas, y allí estaba otra Rata Almizclera, comiendo los brotes tiernos de las plantas que allí crecían.

 Y como me tuve que meter entre arboles y hierbas...y ortigas!! me encontré este bello ejemplo de Lamium Maculatum. Sus hojas son chulisimas con esa raya de por medio.

 Al igual que la rata, escuche un crujir de hojas, se trataba de un mirlo negro, no veas como se comía todo lo que encontraba y como volaban las hojas. 
Para terminar este segundo reportaje, os dejo con estos mirándome fijamente. jejeje


2 comentarios:

Antorelo dijo...

Esta está a la altura del primero. Enhorabuena. saludos

Las Aventuras de Fanny dijo...

Gracias :D
Saludos

Larvas de escarabajo cetonia