domingo, 26 de abril de 2015

Viaje a Alemania: Parque zoo de Düsseldorf, 3ª Parte

Y con la tercera parte, concluyo este extenso reportaje del parque, aunque podría seguir, pero no eche mas fotos porque ya se me echo la tarde encima. La verdad es que es solo uno de los cientos parques que tiene Düsseldorf, repartidos por toda la ciudad. De aquí me lleve piñas, plumas, agallas y hojas de colores extravagantes. Toda una delicia para mis sentidos. Sin olvidar claro esta esa piedra mágica.

 Aquí estaba una señora dándoles de comer a los gansos y a un cisne que estaba en el agua.
 Al llegar a una pequeña colina y al bajarla, me encontré este grupo de Ánsares pastando, para mi opinión son unos verdaderos corta césped.
Como había muchos, me dije que allí, tendría que haber plumas sueltas y no me equivoqué. Cogí unas cuantas bastante grandes, y al meterme en un recodo entre la maleza, me encontré con este ánsar. 
 Lo gracioso es que al acercarme, porque tenia que pasar por su lado, empezó a bufar, en plan " no te acerques o te muerdo", después de hablarle se quedo quieto y le pude echar fotos de mas cerca, pero de todos modos no tenia la intención muy clara, así que lo deje tranquilo.
 Tras salir de la maleza, me encontré con un grupo de patos, que graciosos son al andar, pero que maravilla de colores.

 De nuevo volví a salir a la claridad, y allí estaban los ánsares comiendo entre las múltiples piñas que habían caído de un abeto.
 Los mirlos son muy curiosos como aves, esta en concreto esta rebuscando entre unos arbustos que había no muy lejos. Al final se llevo una lombriz en el pico.
 De repente algo llamó mi atención, se trataba de este pequeño pájaro (no se que especie es) trepando la corteza de este árbol, buscando cosas, menos mal que pude fotografiarlo a tiempo.

 Lo que si no me pensé encontrar, sería conejos. Pues allí estaban tan tranquilos acicalándose, yo me acerque para coger unas plumas de patos que había y se asustaron.
 Este rincón me encantó, el puente sus reflejos, la luz, las sombras, los arboles, todo un conjunto para poder pintarlo en un cuadro ¿No creéis?
 Al mirar hacia arriba, me encontré este seta yesquera, creciendo en la corteza, era mediana en tamaño y demasiada alta para cogerla (jijijiji)
 Y debajo de ella, supongo que del agua que rezuma, en el suelo estaba creciendo este hongo de aspecto mas bien asqueroso... me recordó a un cerebro jejeje
Mientras seguía la caminata en busca de tesoros, los gansos aparecían por doquier. 


 De hecho el parque es maravilloso, ojala hubiese uno así aquí donde vivo, estaría todo el santo día. Que tranquilidad
Todo limpio, sin restos, ni basura, solo naturaleza y naturaleza.

También es interesante observar las diferentes cortezas de los arboles, si os fijáis parecen ojos!!! 

 Veis lo que os digo sobre los animales, ahí tan panchos tumbados con la gente al lado, ¿cotillearan también?

 Al acercarme a este arbusto, para coger mas plumas, me fije que estaba llenitoooo de agallas y sino mirad la foto.
Como ya se iba haciendo tarde, eche las ultimas fotos al árbol que me ha marcado mucho. 
 Aquí me encontré la famosa piedra de la que os he estado hablando, antes y que más abajo podéis mirar. Espero volver pronto a este emblemático lugar, ya que lo he conocido con nieve y en primavera. Todo un lujo!
 Un trozo de Silex, dentro de poco lo engarzaré como se merece y de colgante.

Hasta la próxima!!

1 comentario:

Antorelo dijo...

He visto el reportaje completo y me ha gustado mucho. También he leído la entrevista que te han hecho en el Fotógrafo del mes.
Saludos

Larvas de escarabajo cetonia