miércoles, 3 de junio de 2015

Momentos muy naturales

Hoy vengo con una entrada peculiar, son momento que capto cuando salgo a dar pequeñas vueltas, y que la verdad o al menos para mi, no pasan desapercibidas. He aquí algunas de ellas: 

La otra mañana me levante mas temprano de lo habitual, a la hora de abrir las persianas, cientos de golondrinas volaban alegres y posándose en los tendidos del teléfono. 
 Buscando algo de sombra, hablaban entre ellas, revoloteaban y jugaban.
 Cada vez se posaban mas en los tendidos, y el ruido era mas fuerte.
 Se acurrucaban entre ellas y se daban besitos con los picos.
 Hasta que llegó la maquina de limpiar que hacia mas ruido y espantó a todas, pero esos minutos fueron geniales.
 La otra tarde salí, porque hacía buena temperatura, en una antigua farola con una cadena mas antigua todavía, los caracoles se refugiaban del ardiente suelo. Aunque sinceramente el metal tiene que estar al rojo vivo.
No muy lejos un hormiguero de hormigas cosechadoras, se afanaban en coger todo lo que pillaban y meterlo en el nido, la autovía que habían hecho abarcaba unos 30 metros. 
 Salían y entraban, pero como todo su caos, hay su orden.
Hablando con mi hermana, me fije en una planta seca y debajo de ella, había un pequeño saltícido bien camuflado.
 Perdiéndome por los anchos campos de olivos de mi pueblo, me topé con este, me llamo la atención las nudosas raíces y el ancho de su pie ( tronco), aunque los hay muchísimo mas grandes.
Y entre tanto olivo y esperando a encontrarme algo extraordinario que llevarme a mi casa, mi madre naturaleza me regalo este enorme Orobanche crenata, creciendo a los pies de una ¿cicuta? es que no lo tengo muy claro. 













Era tal su tamaño ( aprox. 80cm) que había dejado a la planta madre medio mediocre en su formación, asi que bueno lo tengo disecándose para un próximo cuadro. 

No hay comentarios: