lunes, 26 de octubre de 2015

Ruta senderista a la Cueva de los Borreros

Hola mis amigos y amigas, hoy vengo con una entrada muy chula.
El domingo 25 de octubre programé una pequeña ruta de senderismo a nivel de sensibilización y enseñanza de naturaleza a un grupo de personas que se apuntaron a disfrutar de un día completo.
Nos hizo un día genial, con nubes maravillosas, una temperatura super agradable y muy buena compañía. 
Comenzamos con la subida del camino de los Ayozos para ir en dirección a la cueva, y el cielo nos deleitaba con estas impresionantes formaciones nubosas.  
 Martos en la lejania se dejaba influir por las nubes como si de un cuadro se tratase.
 El otoño hace todavía más si cabe que el paisaje sea mas pintoresco con sus colores en degradación.
 Ahora nos tocaba bifurcar hacia la derecha para adentrarnos mas al cortijo que yo lo llamo el Cortijo de los almendros ( no es su nombre real) pero como su entrada estaba coronado por muchos almendros, fue el nombre dado por mi y mi mejor amigo.
 La peña tímidamente se dejaba engalanar por los olivos marteños de la zona, haciendo una estampa singular.
 Imposible no pasar desapercibida entre las hojas verde oscuro de los olivos y su tono grisáceo e imponente, bajo un cielo azul intenso.
Entre las magnificas nubes, apareció una pequeña iridiscencia, provocada por la acumulación de humedad sobre la nube.
 Nos paramos un momento antes de llegar a la cueva, para contemplar el maravilloso paisaje de un increíble mar de olivos, que se cernía sobre nosotros llegando al infinito de nuestra mirada.
Mis compañeros dentro de la cueva, para que veáis la oscuridad completa que hay dentro, hasta las linternas le costaban iluminar.  
 Al salir, la luz se agradecía y el frescor también, ya que dentro de la cueva la humedad era bastante considerable y la luz nula. Pero pudimos observar murciélagos, blaps ( escarabajos bombarderos), cochinillas, polillas y otros insectos.
Luego volvimos un poco sobre nuestros pasos para ir al cortijo de los almendros a observar un poco el lugar y explicar ciertas cosas que allí se encuentran. Las vistas inmejorables. 
 Aunque el cortijo este en estado avanzado de abandono, no deja de ser bello a los ojos de cualquiera que lo admire como construcción antigua de otra época.
Su entrada ya no tiene puertas que impida el paso al interior, ni vallas que protejan su perímetro, lo que es de fácil acceso, pero no deja de ser algo peligroso entrar sin precaución, por su estado de derrumbe inmediato. 
 Aquí bajando mis amigos para poder observar el encinar que esta cercano a la vía verde, un lugar digno de recorrer.
Las bellotas este año, están gordas y sanas, con un color esbelto y que resalta más aún bajo los rayos del sol.
 Bajo las encinas, miles de madrigueras de conejos se abren paso como una ciudad perdida de agujeros, curiosas de observar.
Martos se vislumbra a lo lejos, entre manto de olivos y mares de nubes que acarician suavemente su contorno y que se difuminan con la Sierra la Grana al fondo.
 La combinación de tierras margas con arcillosas, hacen un degradado perfecto, donde los olivos crecen con salud y belleza.
A un momento mi segundo de a bordo, mi sobrino, encontró una hoja de encina, poblada por setas de descomposición en su superficie.  
 Fotografiando la hoja, no todos los días se puede observar esas maravillas en miniatura, que pasan desapercibidas de los ojos humanos.
 Una singular bellota alargada con su capucha, aun sin descolgar del árbol, madurando poco a poco. Aquí nos llevamos una buena bolsa de ellas.
 Sinceramente no puedo dejar de fotografiar lo que es mi pueblo, pues el contraste de colores es sublime a los ojos de una artista. 
 Entre las encinas, una pequeña coscoja crece con salud, mostrándonos la diferencia entre las bellotas normales, que sus capuchas son lisas y estas con pinchos en su superficie.
 La anterior todavía verde y esta ya cogiendo el color de su maduración, un precioso contraste y degradación perfectas.
 Y a la pata de un olivo, las setas crecían agolpadas buscando los rayos del sol, mientras sobresalían del suelo como podían.
Y ya para finalizar el trayecto, desde la via verde os dejo con esta foto de la Virgen de la Villa, en todo su esplendor.
Un día maravilloso donde podeis ver mas fotos, por parte de mis compañeros en el siguiente link:

Un saludo a tod@s!!

Back

Este video que ahora se ve tan sencillo, lo grabe hace mucho tiempo con el pensamiento de hacer una historia de un viajero del tiempo, lo he rescatado gracias a un amigo que me dijo una sugerencia. Espero que os guste, porque dentro de nada puede ser la cabecera de mis videos.


domingo, 25 de octubre de 2015

lunes, 5 de octubre de 2015