miércoles, 16 de marzo de 2016

De aventura por Cazorla 2º Parte

Perdonar el retraso pero son tantas fotos que me lleva mi tiempo, pero aqui estoy de nuevo!!, con la segunda parte de esta aventura gloriosa por Cazorla.
En la primera parte, me quedé por los Jabalíes, que menudos bichillos estaban hechos!
Pero no fueron los únicos animales que vimos, ni mucho menos.

Fue emocionante cuando pasamos una curva y de repente gritamos CIERVOS!!, madre mia que vista tuvimos, nos paramos y echamos algunas fotos, antes de que otro conductor se detuviera y los asustara. 
Al parecer eran hembras con sus peques, que bonitos en mitad del silencio ver estas criaturas majestuosas.
Luego la madre de mi amigo volvió a gritar, mas ciervos!, que vista tiene, asi que nos paramos de nuevo, esta vez eran Gamos con maravillosas cornamentas, aquí liamos una cosa...
Fue pararnos, y se pararon así como 4 coches mas, con una escandalera, nosotros íbamos todo despacio para no asustarlos....la gente es incompresible.
Que grupo mas numeroso, altivos y majestuosos entre la maleza, fueron poco a poco adentrándose y alejándose de todo el follón de la carretera.
Aunque este permanecía impasible a tanto escándalo, rumiando tranquilamente.
El último avistamiento que tuvimos de ellos antes de penetrar en el bosque.
Las denominadas escobas de bruja se dan mucho por estos inmensos pinares, este era aún pequeño.
Llegamos al pantano del Tranco, el más grande de la provincia, su nivel de agua era considerable, aunque había bajado su caudal, por las pocas lluvias de estos últimos meses.
La isleta del castillo estaba casi para acceder andando, pero cualquiera se mete con todo el barrizal de un pantano.
Y no puede faltar la flora que puebla los llanos y claros, impresionantes.
Colores brillantes que dan un toque de alegría.

Las nieves de las montañas se veían al fondo de un paisaje digno de un cuadro.
Una pequeña ermita supongo abandonada al borde del pantano, como he dicho anteriormente digno de un cuadro.
Que hermosura poder contemplar las montañas vestidas de novia, de blanco supremo!
Retomamos de nuevo el coche para ir en busca de las cascadas formadas por las ultimas lluvias, y que maravilla el estruendo que hacen al bajar colina abajo.
Una pequeña violeta de Cazorla, se erguía entre unas rocas, más adelante veríamos muchas más.
Con la humedad de la cascada, musgos y líquenes, florecían en troncos y piedras.
El agua penetraba por todos los rincones, haciendo un lugar peculiar.
El agua es vida
Otro tipo de liquen crecía en la corteza de una encina.
De todas las formas y tamaños.
Cuando pasamos la presa, paramos para tomarnos el café, y esta gatita había trepado a un árbol y no sabia como bajar.
Presa del Pantano del Tranco de Beas.
Y ya a la vuelta nos encontramos con estas cabras montesas justo al lado de la carretera, mirándonos fijamente.
Llegamos a otra cascada que se bifurca en 3 partes, y un paisaje alucinante, en este momento nos cayó agua nieve.
Majestuosas Sierras de Cazorla
Las nubes se pusieron negras y oscuras, esta foto me recuerda a Australia jiji
La misma foto minutos después, madre lo que caía.
La cascada vista desde otro angulo.

Un manojo de violetas nacían en lo alto de una piedra.
Y como no, el poder juntas las montañas, el río, las rocas y la flora fue completamente un éxito.
Una de mis fotos favoritas.
Y para despedirme de ese lugar, eche la ultima foto al mismo lugar minutos después, la tormenta empezaba a disiparse.
Y ya de regreso, nos paramos en otro iglesia abandonada, llamada San Bartolomé.
En mitad de un solar, la Iglesia y el convento juntos, increíble la de bellezas arquitectónicas que tenemos en desuso y en total ruina.
Y justo cuando ya nos ibamos me fijé en una de las piedras, esta cruz tallada, ¿singular verdad?
Bueno espero que os haya gustado el reportaje de mi aventura por Cazorla.

Dentro de poco otra ....

martes, 8 de marzo de 2016

De aventura por Cazorla 1º parte

El sábado me invito mi gran amigo Agustín a acompañarlo por una ruta en Cazorla y así fue.
Recorrimos así como unos 296 km en total, eso sí, en coche jajaj andando sería un poco bestia para un día jiji

A lo primero que fuimos fue a un antiguo y en ruinas monasterio llamado Santa Madre de Dios del Campo, entre Ubeda y Baeza, realmente estas ruinas son una pena verlas así porque en su momento de esplendor tendría que haber sido magnifico.


Aquí crecían los arboles por doquier, pero con una coordinación y alineación de como si lo hubieran plantado a posta, son Ailantos y estos crecen en todos los lados.  
 Otra perspectiva
Las arcadas aún se mantienen de pie a pesar de lo avanzadas que están en forma ruinosa.
 Las setas nacian por doquier de cualquier tronco, y se notaba que habían echado veneno para estos mismos y los arboles crecian retorcidos y con formas extrañas.
 La majestuosa entrada hecha ni más ni menos que por el gran Vandelvira, arquitecto de la Catedral de Jaén y muchos otros monumentos importantes.
 El interior daba pena verlo, es grande y tuvo que tener una preciosa cúpula y techos adornados, aun quedaban restos de los capiteles
Detalle de uno de los que quedan en pie, preciosamente adornado pero con días contados, ya que su estado es de no soportar mucho más. 

 Detalle de los ángeles y figuras
 Otro bello adorno en una de las esquinas.
 En uno de los arboles, la resina se dejaba resbalar por los laterales, curiosa forma.
Vista parcial desde la capilla central.
 Curiosa combinación la de esta foto
A un momento entre los nublos, el sol se alzó y pudimos echar fotos con contraluces muy bonitos.
 Vista del claustro desde la iglesia.
Realmente es una pena verlo en esta situación.
 Perspectiva de uno de los arcos de la entrada con la entrada al convento, en este momento tuvimos que salir por que la Guardia civil hizo acto de presencia y nos llamo la atención, pero al final nos hicimos amigos de ellos. 
Una vez terminado de hablar nos dirigimos hacia Cazorla y sus impresionantes vistas.
 Madre mía y no hacia frío ni nada jeje, con el zoom eche esta foto a esta torre que esta construida en lo alto de un cerro bastante alto, estábamos en la duda si era una torre o un peñasco, porque realmente es enorme.
 Llegamos al puerto de las Palomas, hacía 2º y una rasca, brrrr aún quedaban restos de nieve a los laterales de la carretera, y por fín la vimos, la cola de caballo, una enorme catarata que sale de entre las rocas. 
 Con un poco mas de zoom se pueden ver las maravillosas pozas de agua que va dejando a su paso. Se oía un estruendo desde lo lejos.
Que maravillas tenemos en Jaén.
 Un bikini invernal jeje
Todo el valle desde el Puerto de las Palomas, impresionante.
 Los colores y degradaciones son perfectas en este pedazo de ambiente mágico.
A lo lejos nos percatamos que los arboles yacían congelados.
 Y en el cielo una majestuosa sombra hizo acto de presencia, un gran buitre leonado nos sobrevolaba.
Que aire puro se respiraba por estos lares.
 En un momento se nos juntó 3 buitres leonados sobrevolándonos.
Bajamos del puerto para encontrarnos con la cascada de antes, un paisaje bucólico digno de un cuadro. 
 Agua limpia por todos los lados, con una gran fuerza.
Entre los arboles y el agua que bajaba con un buen estruendo, la imaginación volaba como ella sola.
 Algunas plantas crecian muy sanotas como esta ¿Euphorbia?
Las piedras, arboles todos cubiertos de musgo y liquen!
 El camino que cogimos para poder llegar a una parte de la catarata, de ensueño ¿verdad?
 No me digáis que no parece un cuadro ;)
 Llegamos a uno de los puntos de la cascada, aquí el sonido era atronador, que maravilla de lugar.
Cogimos de nuevo el coche y ¿que nos encontramos?  Jabalis!!
 Este conseguí tocarlo, eran jóvenes aún, devoraban todo lo que le echaban de comida.
Gritaban, hurgaban  y se lo pasaban pipa.
Y hasta aqui llego con la primera parte de esta aventura, la segunda hay cabida para mas animales!!

Espero que os guste y visitéis Jaén!

Selwo aventura

Hace tiempo que no hago una entrada como es debida y quiero retomar mi blog, como antes.  Lo he dicho mil veces, esto último que he escr...