martes, 10 de mayo de 2016

6ª día en Rumania, Subida a las letras de Brasov




Hoy en el sexto día decidimos ir a las letras estilo Hollywood, que ponen el nombre de Brasov en gigante, para ello tuvimos que subir hasta el funicular que nos llevaría a lo más alto.


 Lo primero que me atrajo en la subida, fue este enorme edificio, con esa arquitectura tan curiosa.
Cuando ya subimos la cuesta, se podía ver una buena panorámica de Brasov, pero aún no estábamos arriba del todo.  
 Una bonita vista de la Iglesia Negra
Y otra Iglesia ortodoxa, no os podéis imaginar lo bella que se veía, y lo bonita que es por dentro, un pelín mas abajo os la enseño. 
 El edificio visto de frente, no se si era un hotel, un restaurante o una casa, pero sea lo que sea, era precioso.
Pasamos por la antigua fortaleza de Brasov, que no me acuerdo de que época data, pero impresionar, impresiona. 
 El camino para subir es precioso, porque ademas de las vistas, pasamos por un bosque alucinante.
Que queréis que os diga, la Iglesia Negra me encanta fotografiarla, desde todos los lados.
 Aquí se pueden ver muchas iglesias ortodoxas, para la próxima visito algunas más.

Parte del bosque que cubre la ladera, antes de subir al funicular pude coger unas piñas muy curiosas. 

 El funicular que era mas viejo que na, jeje, las ventanas pegadas con tesafil del gordo, y dentro había bastante gente.


 Una bonita panorámica mientras subiamos
 Y el funicular, jeje

Arriba las flores alpinas hacían acto de presencia por todos los lados, era un verdadero espectáculo!! 
 Las vistas de las montañas de alrededor eran flipantes, aun quedaba un poco de nieve.
 Un poco mas de cerca, para admirar esas enormes montañas que rodean a la ciudad.
 Como había llovido la noche anterior con ganas, el camino estaba húmedo y nos pusimos los zapatos hasta arriba de barro.
De repente algo me atrajo, y mi sorpresa fue cuando vi esta hermosa lagartija.
 Me dejó echarle unas cuantas fotos, era bastante grande y tranquilamente estaba tomando el tímido sol.
 Y esta mi favorita, con todos sus detalles, sin quitarme ojo de encima.
 Por fin llegamos hasta las letras, menuda camino de barro y a quien tenga vértigo, no se lo recomiendo.
Y la otra parte de Brasov, que buen día nos hizo.
 Y como no, una bella panorámica de Brasov


Parte de las letras

 Y como el zoom de mi cámara nunca me falla, he podido captar esta foto de las montañas con nieve, los Carpatos en todo su esplendor.

Mas flores, estaba super contenta de ver tanta flora, con lo que me gusta :D
 Todas las flores tapizaban el suelo con bellos colores.

Como no tuvimos mas oportunidad de quedarnos arriba, porque el funicular tiene sus horarios, nos bajamos y fuimos a visitar la iglesia ortodoxa que vimos al principio, pasando me di cuenta de este precioso cementerio tan bien cuidado. 

 Y como siempre en todas las iglesias así, tienen su cementerio alrededor de ella.
Por dentro nos quedamos impresionados, estaba todo pintado, no había ni un hueco que no tuviese una pintura.
 Las vidrieras preciosas

La iglesia no era muy grande, pero como lucia esas paredes, con esos tonos azules y dorados.
 La cúpula, los arcos, todo, es que absolutamente todo, me maravilló.
La vidriera con mas detalle
 La otra parte donde esta el coro
Una vista general de la iglesia cuando entras, impresionante.
 Os juro que esta iglesia se ha quedado guardada en mi cabeza, como algo maravilloso.
El cementerio y la iglesia en todo su esplendor, mi madre y yo dejamos una vela en memoria de mi padre :) 
 Y ya para terminar el dia, nos dirigimos a conocer la calle mas estrecha de Europa.
Pasamos por delante de otra iglesia, esta vez Israelita.
 Y os presento la calle mas estrecha de Europa, la pareja que se ve al fondo, los tuve que dejar pasar, para poder entrar yo y mi familia jeje

Un poco mas hacia dentro de la calle, realmente estrecha jeje


 Y sí, desde allí arriba hemos bajado, un día muy bueno, vistas maravillosas y otro día genial, bien acompañada de mi familia.

Nos vemos en el próximo, gracias por seguirme y leerme

lunes, 9 de mayo de 2016

Curiosidades encontradas en Rumania

Hoy vengo con algunas curiosidades encontradas durante mi viaje a Rumania.

 Esto lo puse en mi vídeo, porque me hizo gracia. En las placas de alcantarilla meten abetos secos, el porque? jeje, roban las placas de alcantarilla y como queda el agujero y no es plan de meter la rueda dentro o si algún niño pueda caer o incluso un adulto o animal, pues ponen un abeto para avisar.
Los caracoles allí abundan a lo grande, este era mediano, cada vez que me acercaba metía los cuernos hacia dentro, no quería verme :P 
 Son grandotes y blanditos
Supongo que son Helix Pomatia, algunos que me he traído son bastantes grandes y ya forman parte de mi colección. 
 Y aquí os traigo al famoso Perro pony, según mi sobrino jeje, es un enorme perro que cada vez que nos asomábamos nos ladraba compulsivamente, el pobre estaba guarro, sucio y olía a rayos. Mis sobrinos se partían de risa con él, pero os puedo asegurar que si se escapa, la primera que sale corriendo soy yo. Y eso que me gustan los perros, pero este no me daba buenas vibraciones.
Es la única babosa negra que he podido ver, según mi hermano y cuñada, las hay enormes, me he quedado con las ganas de poder ver una enorme.  
 Mientras dábamos una vuelta entre la maleza vimos esta bota con musgo creciéndole por todos los lados, es impresionante como la naturaleza se hace cargo de todo.
El camino de los 1000 agujeros, jajaja luego la arreglaron, pero cuando nosotros pasamos era un zig zag de esquivar baches jeje 
 Mi sobrina encontró entre las hojas este precioso caracol, y me divertí bastante echándole fotos.
Otro de la misma especie.
 Otro tipo de caracol, aunque yo me creía que iba a encontrar mas tipos, pero bueno bastante con esto :D
Otro caracol que asomaba entre la hojarasca seca del campo.
Y para terminar este post una magnifica puesta de sol, el sol se apagaba lentamente entre el frondoso bosque.

Nos vemos en el siguiente :D
gracias por seguirme!!

Selwo aventura

Hace tiempo que no hago una entrada como es debida y quiero retomar mi blog, como antes.  Lo he dicho mil veces, esto último que he escr...